Q55A7801

PONTEAREAS SANCIONADA DE NUEVO CON 204.000 EUROS DE MULTA POR SUS VERTIDOS AL RÍO TEA

-El PP lamenta la dejadez del Gobierno bipartito en los últimos siete años y urge una solución inmediata al problema.
-“En 2018 el gobierno central (PP) dejó cuatro millones de euros asignados para ampliar nuestra EDAR. El alcalde no ha movido un solo papel desde que gobierna ni ha destinado a nivel local un solo euro”, critican los populares-
Ponteareas, 15 de noviembre de 2019.- El Grupo Municipal del PP lamenta que Ponteareas siga acumulando sanciones por sus descontrolados vertidos al río Tea. La Confederación Hidrográfica Miño Sil ha puesto otra sanción, por importe de 204.000 euros, a la Villa del Corpus.
“Esta multa se suma a las anteriores, haciendo un total de más de medio millón de euros de sanción en tan solo seis meses. Este problema no es de ahora. El alcalde está haciendo dejadez de sus funciones en este tema y lo estamos pagando todos los pontareanos”, advierten los populares.
Los populares urgirán en el pleno una solución inmediata y que ponga fin al problema. “Ya en el último pleno solicitamos que se incluyera una partida económica para la ampliación de la EDAR, pero el bipartito votó en contra. Está claro que no les importa seguir pagando sanciones a costa de los vecinos”.
El Grupo del PP le recuerda al alcalde que el Gobierno presidido por Mariano Rajoy dejó cuatro millones de euros para acometer la ampliación de la EDAR y que Represas no fue capaz de poner un solo euro para sacar adelante esta infraestructura que es de vital importancia para terminar con los problemas de vertidos, saneamiento y abastecimiento del municipio. “No sólo no dejaron partida económica en los presupuestos locales sino que tampoco fueron capaces de emplear esos cuatro millones que el Estado comprometió”.
Por su parte, la Xunta de Galicia ha manifestado en varias ocasiones su colaboración al proyecto, haciéndose cargo de parte del coste, pero el Gobierno local, que tiene las competencias en materia de saneamiento, ha preferido optar por la “dejadez” y no impulsar esta infraestructura.